Duelo

El duelo que experimenta el ser humano involuntariamente prepara para la propia muerte...

Toda la gama de experiencias familiares, culturales y personales hacen que la manera de enfrentar los problemas de la vida y a la muerte sea única, es decir diferente para cada persona.

Haga click aquí para compartir su experiencia personal sobre este tema

La intensidad y duración del duelo depende del tipo de muerte y el grado de relación que tenía el fallecido con el sujeto que lo sobrevive. Si es una muerte repentina (accidente, suicidio, guerra, recién nacido) es mucho peor, ya que quedan conversaciones pendientes y procesos difíciles de elaborar. Según Kubler-Ross las etapas del duelo son:

I. Negación: permite amortiguar el dolor ante una noticia inesperada; permite recobrarse. Es una defensa provisoria y pronto será sustituida por una aceptación parcial: “no podemos mirar al sol todo el tiempo.”

II. Negociación: El próximo paso puede ser “sí me está ocurriendo a mí, pero." El pero es una tentativa de negociar el tiempo. Las personas pueden rezarle a Dios: “Si sólo me permitieras vivir para ver a mi hija graduada." Estos pactos representan el conocimiento de que el tiempo es limitado y la vida es finita.

III. Rabia: vuelcan una ira hacia cualquier persona, objeto o hacia ellos mismos buscando un culpable de la pérdida.

IV. Depresión: En esta etapa las personas necesitan llorar, afligirse por la pérdida. Al expresar la profundidad de su angustia pueden sobrellevar la depresión más rápidamente que cuando se sienten presionadas a esconder su dolor.

V. Aceptación: Hacer una reconciliación con la verdad.

Durante este doloroso proceso se debe explorar la ideación suicida, los síntomas depresivos de más de dos semanas, antecedentes de trastornos afectivos, presencia de psicosis y el abuso o dependencia al alcohol y drogas. Todo esto para evitar actos impulsivos lamentables.

Las familias que utilizan sistemas de comunicación abiertos que eficaces y facilitan la coparticipación de los sentimientos tienen una mayor probabilidad de llegar a una mayor adaptación respecto a otras que aplican, en cambio, un modelo de negación o de supresión de los sentimientos.

Es importante también la red de soporte social: iglesia, amigos, familia, profesionales, cultura... De esta manera la comunicación abierta, la participación de información y la toma de decisiones entre los miembros de la familia aumenta las probabilidades de una eficaz adaptación durante el período posterior al deceso.

Duelo en Niños

Se pueden presentar sentimientos de culpa, de abandono o temor a ser castigado por lo ocurrido. Si el niño no es acogido por un buen sustituto, puede sufrir un grave daño psicológico que le impida seguir buscando o encontrar intimidad en alguna relación futura.

El que asista o no al sepelio va a depender del deseo del niño. La mayor frecuencia de depresión e intentos suicidas se observa en estos niños.

Duelo Anticipado

Es aquel que se expresa por adelantado cuando una pérdida se percibe como inevitable (enfermedad terminal, secuestros). Las personas que viven un duelo normal no buscan ayuda médica o psiquiátrica porque aceptan sus conductas como normales. En ocasiones se pueden utilizar medicamentos llamados hipnóticos o ansiolíticos en las primeras semanas dependiendo de los síntomas que predominen.

En las terapias se debe permitir hablar de lo sucedido, expresar los sentimientos y canalizarlos, estimular la recuperación de la autoestima, generar nuevas responsabilidades y ocupaciones, y apoyarse en el recurso de la espiritualidad.

Cada persona va a manejar la situación de acuerdo a los factores antes mencionados, lo que tiene que valorarse es el tiempo que le tome y qué tanto las manisfestaciones afectan su desempeño en general. Los mecanismos de afrontamiento y antecedentes previos son necesarios al evaluar a un paciente que ha experimentado una pérdida.

Expresar las emociones es un signo de salud mental, porque si se reprimen los sentimientos (dolor, ira, tristeza) esa energía es acumulada, produciendo trastornos de la personalidad severos, secundario a duelos no resueltos.

El duelo es uno de los procesos más difíciles de la vida que solo se sabe si se ha vivido. Existen diferentes tipos de pérdidas coméntanos la tuya.

¡Coméntanos sobre tu pérdida y cómo es o ha sido!

Escribe el título de tu experiencia.

Grupo de Apoyo - Duelo

Haga click sobre la contribución de algún participante para responderle o bien haga click aquí para agregar su propia contribución. Para seguir a este grupo en twitter agregue la etiqueta #dueloparatodos.

Extraño mucho a mi mamá 
Mañana se cumplen tres meses de la partida de mi querida mamá, y todavía no puedo creer que esto haya pasado. Pienso que es una pesadilla y que en cualquier …

Perdí a mi esposo... 
Perdí a mi esposo en un accidente de aviación hace 5 meses, es el dolor más desgarrador y espantoso que se puede sentir. Ese día cumplíamos 6 meses de …

No consigo superar la muerte de mi madre hace 5 anos. No la atendi. 
Mi madre murió hace 5 años, no estuve con ella debido a mi trabajo; pero me ha quedado marcada que días antes hablara con mi hermana como para despedirse, …

Duelo no superado por separación No ha sido calificado todavía
Tengo 60 años soy profesional y la verdad no confío en nadie. No se lo digo a nadie pero llevo cuatro años de separada y no puedo olvidar a mi ex. Siento …

AUN NO LO PUEDO SUPERAR No ha sido calificado todavía
Ya son 3 años que murió mi madre, la operaron de un tumor en la cabeza y posteriormente tuvo 3 operaciones más. Estuvo 7 meses en cama y murió de un infarto …

Haga click aquí para escribir el suyo


Comentarios

¿Tiene algo que decir sobre lo que acaba de leer? ¡Deje un comentario rápido en el recuadro inferior!